Leche y Osteoporosis

Resumen del artículo traducido por Esdras Crudo sobre el motivo de por qué la leche no previene la osteoporosis y sobre el mito de las proteínas.

Articulo Original por Dina Fitzsimons.

(Máster en Nutrición en la Universidad Tufts, Estados Unidos.)


La osteoporosis es una condición anormal de la porosidad ósea provocada por la pérdida gradual de hueso, dando lugar a fracturas, pérdida de altura, dolor de cadera y espalda, y la curvatura de la columna vertebral.

Puesto que la osteoporosis es una enfermedad de pérdida de masa ósea, y ya que el 99% del calcio del cuerpo se encuentra en el hueso, ciertamente parece lógico que si la gente consume calcio tanto como sea posible, el riesgo de osteoporosis puede verse disminuido. Las personas sacan provecho de esta idea constantemente,  recordándonos que los productos lácteos constituyen una de las fuentes más ricas de calcio (no importa que el calcio se encuentra en cantidades variables en todas las frutas, vegetales y granos).

La verdad es que ha habido poco o ningún éxito en la prevención de la osteoporosis gracias al consumo de productos lácteos. Con claridad y sencillez, cuando se consume suficiente calcio para prevenir la deficiencia (que es mucho menos que la Recomendación Dietaría clásica) los resultados asoman, pero tomado en exceso no hace más que poner a una persona en riesgo de cálculos renales.

De hecho, los estadounidenses consumen cantidades excesivas de calcio, sin embargo, el riesgo de la osteoporosis sigue siendo una amenaza para millones de estadounidenses. La mayoría de las personas no son conscientes de que los EE.UU tiene uno de los consumos más altos de calcio en el mundo. Las naciones con los niveles de consumo más altos de productos lácteos son las mismas naciones que tienen las mayores tasas de osteoporosis.

Los seres humanos en todo el planeta han vivido un tiempo relativamente largo y han llevado una vida sana y libre de la osteoporosis desde hace milenios. Estas personas, en su mayor parte, nunca tocaron los alimentos lácteos, los suplementos de calcio, o terapia hormonal. Hoy en día, la mayoría de la población mundial, consume menos de 500 mg de calcio al día (la dosis diaria recomendada es aproximadamente el doble de esta cantidad), y no hay pruebas convincentes de que los países con menor ingesta estén en desventaja en lo que respecta a la osteoporosis.


Mientras mayor es el consumo de proteínas, mayor es la prevalencia de la osteoporosis.

Hay una correlación directa entre la ingesta de proteínas y la pérdida de calcio en los huesos.

Este efecto del calcio, que se pierde por las proteínas, se ha documentado una y otra vez en estudios científicos por más de 70 años. Algo para recordar es que junto con el calcio en su vaso de leche también hay una dosis importante de proteína.

¿Qué tan fuerte es el efecto de la proteína en la pérdida de calcio? Si la ingesta de proteínas se duplica sin cambiar la ingesta de otros nutrientes, el calcio en la orina aumenta en aproximadamente un 50%.

En una población dada, mientras mayor es la ingesta de proteínas, más severa será la osteoporosis. ¿Qué tal unos ejemplos?

· Los bantúes de África consume una media de 350 mg de calcio al día (las recomendaciones actuales para los estadounidenses es de unos 1000 mg por día), sin embargo no tienen deficiencia de calcio, rara vez se rompe un hueso, y rara vez pierde un diente.

Ellos consumen dietas muy bajas en proteínas pero con las calorías suficientes. La osteoporosis entre los bantú es muy rara, hasta que emigran a los Estados Unidos y empiezan a consumir la dieta típica estadounidense cargada de proteínas.

· Los esquimales tienen el mayor consumo de calcio en su dieta que cualquier otro pueblo del mundo – por encima de 2000 mg por día de huesos de pescado. Su dieta es también la más alta en el mundo en proteínas-hasta 400 g por día principalmente de peces  y ellos tienen la mayor tasa de osteoporosis en el mundo.

¿Alguna vez has oído hablar de alguien que sufre de una deficiencia de proteínas?

La regla general es, si uno tiene suficientes calorías, él o ella automáticamente obtiene suficiente proteína. Nosotros no necesitamos alimentos con una concentración de proteína de alta (es decir, productos de origen animal) para satisfacer nuestras necesidades de proteínas.

Las principales causas de muerte hoy en día son todas relacionadas con la dieta y no se deben a “no tener suficiente”, sino al conseguir demasiado. Estamos comiendo más y más-de casi todo-y las enfermedades crónicas como la osteoporosis son cada vez más frecuentes.

Por supuesto, muchos factores contribuyen al riesgo de la osteoporosis, incluyendo bajos niveles de actividad física y el tabaquismo.

¿Por qué esta evidencia que rodea a las proteínas es ignorada? ¿Por qué no leemos acerca de estos estudios en los medios de comunicación? Por un lado, no existe un grupo que presione sobre las ventajas de una dieta baja en proteínas y por otro lado las principales fuentes de proteína en la dieta típica estadounidense son la carne y – usted lo adivinó – los productos lácteos, lo que deriva tanto en que la industria de la carne como la de los lácteos hagan todo lo posible para que no se filtren estas noticias en la prensa popular. Ninguno de ellos venden ni publicitan los productos que cuentan con un bajo contenido de proteínas – y hemos sido alimentados con cuchara acerca del mito de las proteínas toda la vida – y esto funciona bien para la carne y los grupos de presión lácteos.

El secreto de la salud, longevidad y prevención de las enfermedades crónicas-sobre todo la osteoporosis es una dieta basada en plantas con carbohidratos abundantes y cantidades moderadas de proteínas y grasas.


Fuentes

BJ Abelow, Holford TR, y KL Insogna. (1992) Asociación cruzada cultural entre la proteína animal en la dieta y la fractura de cadera: una hipótesis. Tejido calcificado Internacional 50: 14-18.
Arnaud CD y SD Sánchez. (1990) El papel del calcio en la osteoporosis. Revisiones anuales de Nutrición 10: 397-414.
Dawson-Hughes B. (1991) Los suplementos de calcio y la pérdida de masa ósea: una revisión de ensayos clínicos controlados. American Journal of Clinical Nutrition 54: 274S-280S.
Heany RP. (1993) la ingesta de proteínas y la economía del calcio. Journal of the American Dietetic Association 93: 1259-1260.
Heany RP y RR Recker. (1982) Efectos de nitrógeno, fósforo y cafeína en el equilibrio de calcio en las mujeres. Diario de Laboratorio y Medicina Clínica 99: 46-55.
Kanis JA. (1991) Los requerimientos de calcio para la salud óptima del esqueleto en las mujeres. Tejido calcificado Internacional 49: S33-S41.
Levitsky, David, conferencia en Ciencias de la Nutrición 115, la Universidad de Cornell, 01/12/93.
Marsh AG, Sánchez TV, Fl Chaffee, GH alcalde, y Mickelsen O. (1983) la masa mineral ósea en adultos ovo-lacto-vegetarianos y omnívoros hombres. American Journal of Clinical Nutrition 37:453-456.
Marsh AG, Sánchez TV, O Mickelsen, J Keiser, y el alcalde G. (1980) la densidad del hueso cortical de los adultos ovo-lacto-vegetarianos y omnívoros, las mujeres. Journal of the American Dietetic Association 76: 148-151.
Mazess RB y Mather WM (1974) el contenido mineral de los huesos de los esquimales del norte de Alaska. American Journal Clinical Nutrition 27: 916-925.
McDougall, JA. El Plan de McDougall. Clinton: Nuevo triunfo Publishing, 1983.
Riggs BL, Wahner W. Melton LJ, LS Richelson, HL Judd, y O’Fallon M. (1987) la ingesta de calcio de la dieta y las tasas de pérdida ósea en las mujeres. Journal of Clinical Investigation 80: 979-982.
Robbins, J. Dieta para una Nueva América. Walpole: Editorial Stillpoint; 1987.
Smith I y J. Rizek (1966) Los estudios epidemiológicos de la osteoporosis en las mujeres de Puerto Rico y Michigan del sudeste, con especial referencia a la edad, raza, origen nacional y otros hallazgos relacionados o asociados. Ortopedia Clínica 45: 31-48.
Walker ARP. (1965) La osteoporosis y la deficiencia de calcio. American Journal of Clinical Nutrition 16: 327-336.


Ver todos los artículos sobre Esdras Crudo.


–  Enlace al Artículo Original de Esdras –

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s